¿Qué es el método Agile?

Por Carmen Guillén

Cuando una empresa busca una transformación digital totalmente íntegra, una de las opciones más demandadas es la implementación y desarrollo de metodologías ágiles. El motivo no es otro que conseguir que la entrega tanto de productos como de servicios se haga en un tiempo mejor y reduciendo costes. En nuestros cursos de gestión de empresas encontrarás como destacado el método Agile.

La metodología Agile, creada en 2001 y basada en el sector del desarrollo del software, es una filosofía para gestionar proyectos que se centra principalmente en desarrollar un producto cuyo objetivo sea mejorar la calidad, la productividad, el compromiso y la rapidez.

Gestión de proyectos Agile

¿En qué consiste el método Agile?

El método agile pivota sobre las necesidades de los clientes, algo que está encuadrado en el marco de la gestión de proyectos. Se trata de desarrollarlo con el objetivo de mejorar todos los puntos de un proyecto, desde la productividad a la rapidez, pasando por la flexibilidad y adaptarlo a las circunstancias del entorno.

A la hora de definir el concepto de metodología o método Agile, hacemos referencia a una filosofía para desarrollar proyectos con un mayor nivel de flexibilidad y claramente orientada a las necesidades de los clientes. Son perfectas dado que permiten adaptar el trabajo a las condiciones de un proyecto concreto.

Es decir, el proyecto se divide en pequeñas partes que tienen que completarse y entregarse en pocas semanas. De esta manera, si hay que realizar cualquier modificación, sólo se hacen cambios en la parte implicada y en muy poco tiempo. Esto lo que hace es acortar los ciclos de producción, la puntualidad de las entregas hace que se den soluciones ante los problemas que puedan surgir en el proceso.

Básicamente, con esta metodología, se consigue aumentar la productividad y trabajar de forma independiente, ya que otorga al proyecto la flexibilidad y la adaptabilidad para realizar cambios de última hora. Además, se genera conciencia de equipo ya que se necesita una mayor motivación y compromiso de los empleados para que todo el engranaje funcione adecuadamente. 

Flexibilidad con el método Agile

Ventajas que ofrece el método Agile

Este tipo de metodología aporta beneficios desde distintos puntos de vista:

1. Mejora la calidad: Minimiza los errores en las entregas y mejora la experiencia y la funcionalidad para el cliente. La comunicación frecuente con el cliente de dicho proyecto propicia la búsqueda de la excelencia.

2. Mayor compromiso: Mejora la satisfacción del empleado, la motivación y compromiso de los empleados y genera conciencia de equipo. Se basa en una filosofía de trabajo centrada en la colaboración.

3. Rapidez: Acorta los ciclos de producción y minimiza los tiempos de reacción y toma de decisiones. La satisfacción del cliente no solo depende de la calidad del proyecto realizado, sino también de la puntualidad en la finalización del mismo. Además esta fórmula ofrece una respuesta específica para encontrar una solución adecuada ante una variación determinada. Esta colaboración reduce el riesgo de que se den imprevistos de última hora.

4. Aumento de la productividad: Al asignar mejor los recursos, y de forma más dinámica, mejora la producción según las prioridades que tenga la empresa.

Productividad Agile

Metodologías ágiles: ¿qué tipos hay?

Estas metodologías son importantes para aquellas empresas que buscan nuevas herramientas para realizar proyectos con éxito. Existen diferentes tipos de metodologías Agile. Y todas, de un modo u otro, son interesantes en función del tipo de proyecto o de equipo de trabajo existente en tu empresa. A continuación te presentamos las más utilizadas:

SCRUM. Este tipo de metodología potencia el trabajo autónomo por parte del grupo responsable. Se diferencia de las demás por la flexibilidad, productividad e innovación que otorga al equipo. Se basa en una estructura de desarrollo incremental, ya que el proyecto se fracciona en pequeñas tareas que se dividen en tres etapas: análisis, desarrollo y testing. Estos períodos son los llamados sprints donde existe las reuniones para dar feedback y provocar la reflexión.

KANBAN. O “Tarjeta Visual” es otra metodología de trabajo utilizada por las empresas. Se caracteriza por presentar la información de forma visual, a través de un tablero que organiza las distintas tareas. Se trabaja a través de un diagrama con tres columnas en el que se agrupan las tareas por pendientes, en proceso o terminadas. La idea es que el cuadro esté a la vista de todos los miembros del equipo para que todos sepan cuál es el estado del proyecto. Resulta muy útil para potenciar la creatividad, la eficiencia y la autonomía. 

Programación extrema (XP.) Esta es una metodología que aporta una filosofía de trabajo flexible durante la realización de un proyecto en el que pueden producirse cambios. Este plan de acción se fundamenta sobre la base de dos ejes fundamentales:

En primer lugar, la comunicación constante con el cliente y la implicación de este en el proceso como parte del proyecto.

Y, en segundo, el trabajo en equipo y la colaboración entre los diferentes roles.

Cómo liderar usando el método Agile

El método Agile tiene muchos beneficios en la gestión de empresa. Sirve tanto a nivel global como a nivel departamentos, ya que tiene distintas aplicaciones para que puedas “agilizar” desde un proyecto hasta la totalidad de la empresa.

Si eres directivo o jefe de proyecto, uno de los puntos que hay que identificar son los frenos que existen para conseguir esa productividad eficaz. Además, cuando se inicie el proyecto es muy importante que se definan roles y responsabilidades. En organizaciones es importante delegar en niveles inferiores, con roles que aporten experiencia, información y pasión. Cuando definas la estrategia, esta debe tener sus objetivos bien marcados. Además, como observarás en nuestro curso, es muy importante establecer sistema de información avanzados. También eliminar los equipos más grandes y formarlos de tres y cinco personas, haciéndolo en grandes empresas entre veinte y treinta.

Una de las cosas más importantes de la transformación ágil, es pararnos y pensar. Es decir, permitirnos reflexionar y también adquirir más formación cuando sea necesario.


En Inspira Formación contamos con un amplio catálogo formativo en metodologías Agile que puedes bonificarte al 100%. La clave del éxito en formación es diseñar planes formativos que se adapten a tu organización y no a la inversa. Por ello, si no encuentras lo que estás buscando nuestros expertos lo diseñan a medida para tu empresa.


Además, para que puedas beneficiarte de este curso, calculamos cuál es tu crédito formativo y gestionamos todos los trámites para que puedas bonificarte el 100% del curso. Contacta con nosotros sin compromiso.

Inspira.Formación Bonificada a Medida para tu Empresa

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.